Etiquetas

, , , , , , , , ,

Puede parecer absurdo, trivial, pero lo cierto es que aspectos tan minúsculos como responder al teléfono tienen así mismo una correcta manera de proceder.

Revolviendo entre las notas de protocolo encontraba una pregunta cuanto menos curiosa: “¿Cuál será la forma correcta de responder a una llamada?”. Seguramente todos nos hemos hecho esa pregunta en alguna ocasión y no hemos obtenido respuesta. ¿Por qué? Pues porque simplemente desconocíamos que hubiera una manera correcta de hacerlo.

hombre contestando el teléfono

Y es que las costumbres son bien distintas según en qué país nos encontremos, e incluso pueden llegar a ser diferentes dependiendo de la costumbre local o familiar. Por poner un ejemplo, la palabra “hola” es la más utilizada como saludo al contestar el teléfono en gran parte de Europa, en Brasil, Turquía, Chile, Perú y tantos otros países hispanoamericanos.

Aquí en España, según estudios realizados, somos de los más “secos” o escuetos al responder una llamada telefónica. La mayoría lo hace con un simple “S픓Diga”, ya sea en forma exclamativa, interrogativa o meramente enunciativa. Nos ha funcionado toda la vida y probablemente lo siga haciendo el resto, pero son incorrectas y veremos el por qué.

Cuando usamos “Sí”, en cualquiera de sus formas, realmente no preguntamos nada, aunque lo que queramos decir sea tal vez: “¿Quién es?” o “¿Qué quiere usted?”. Pero nos quedamos con la simplificación y así trabajamos menos.

Algo más correcto es responder con un “Diga”, también en todas sus formas, pues por lo menos la expresión es coherente y se espera una respuesta de aquel que espera al otro lado del teléfono. Además, a priori ya estamos dando un tratamiento de “usted” al interlocutor, del cual podemos o no saber su identidad (hoy día nos es posible conocer el número de teléfono de quien nos llama).

descolgando el teléfono

Lo estipulado protocolariamente es un “¿Dígame?”, como forma más coloquial, que se deja para el ámbito doméstico, ya que en el mundo empresarial se han adoptado las famosas fórmulas de presentación, donde normalmente se añade un “Buenos días, tardes,…” junto con el nombre del operador y ocasionalmente el nombre de la empresa, etc.

Como curiosidad, entre los saludos más originales se encuentran los rusos, donde es frecuente contestar con una frase que viene a significar algo así como “estoy escuchando/oyendo” (Scloosayu), o el típico “hallo”; los ingleses tradicionalmente han contestado siempre con un “hello” de cortesía seguido de la repetición de su número de teléfono cifra a cifra y que aún podemos encontrar en gran parte del Reino Unido; los daneses suelen responder “A, de ter…” (“Sí, soy…” o “Uno es…”) identificándose la persona que descuelga el teléfono; Suecia y Finlandia lo hacen de una manera muy similar, siempre diciendo nombre y apellido; los holandeses además utilizan “met…” antes del nombre y apellido; en Italia prefieren un “Pronto, ¿Chi parla?”; en países de América Latina es más común oír “Aló” o “¿Quién es?” o como por ejemplo en Argentina con un “Holá” o un simple “Diga”; Japón utiliza una expresión intraducible “¡Moshi, moshi!”; en Grecia usan la palabra Parakalô (Por favor); en Israel se contesta al teléfono diciendo “Shalom”, mientras que en los países Árabes se utiliza la misma expresión que para un saludo en persona: “¡As-salam Alaikum!”; etc., etc.,…

formas de contestar en el mundo

Sea de la forma que sea, lo que siempre se espera al responder el teléfono es siempre que la persona que conteste lo haga de manera cordial y no como si de espantar a los perros se tratara. Y lo mismo se espera de quien llama, que no cuelgue repentinamente al notar que se ha equivocado. Educación ante todo.

Anuncios