Etiquetas

, , , ,

Viernes por la tarde. Tu pareja y tú llegáis a la taquilla del cine y tras consensuar la película y pagar el correspondiente importe de las entradas, accedéis al interior del recinto. Enfrente, una gran barra invita a llevaros con vosotros algún tipo de snack para acompañar. Finalmente os animáis a comprar unas palomitas y un refresco para compartir y entráis en la sala. Quedan diez minutos para el comienzo de la película.  Al buscar los asientos encontráis que los vuestros han sido ocupados por otras personas, lo cual da como resultado una escena entre embarazosa e irritante. Demostráis que esas localidades son las que se os han asignado a vosotros y por fin podéis ocupar vuestros asientos. Momentos después la atenuación de las luces indica que la película va a comenzar. Cinco minutos de anuncios. Sigue entrando gente en la sala. Los créditos iniciales dan paso a la película en cuestión, sin embargo tres cabezas de entre el público os impiden ver la primera escena, y cuando creíais que nada más os iba molestar una joven pareja se cruza por delante vuestro para pasar a los asientos justo al lado de los vuestros. Y no contentos con ello se pasan toda la película riendo y haciendo comentarios entre ellos. Conclusión, no habéis disfrutado nada de la película y además la broma os ha costado cerca de 25€.

¿Qué ha ido mal? Pues claramente que se han olvidado todas las pautas de comportamiento en este tipo de lugares públicos. Probablemente la educación de hoy en día carece de esas lecciones de saber estar tan presentes en otros tiempos, pero no en los nuestros. Pero como dicen, “más vale tarde que nunca”, desde este espacio daremos una pequeña ayuda para enriquecer y dignificar aún más nuestra vida social.

ninjas en cines de Londres

Los puntos clave cuando vayamos a uno de estos lugares son bien simples y que –siguiendo un poco la situación que os he anunciado al principio- podrían sintetizarse en “compórtate tal y como te gustaría que los demás se comportaran”. Sencillo, ¿verdad? He aquí estos puntos clave:

Sed puntuales. A estas alturas ya debería estar perfectamente asimilado pero todavía hay a quienes gusta llegar al cine en el último momento, o incluso una vez comenzada la película, y sin ni siquiera sentir vergüenza por ello. Hay que tener en cuenta que en ciertas funciones o espectáculos directamente dejarán fuera a los tardones, cosa que desafortunadamente no ocurre en los cines… de momento.

mala educación en el cine

Ocupad vuestros asientos. Y no los del vecino, ni aun cuando estos permanezcan vacíos una vez comenzada la película y sean mejores que los que se os han asignado a vosotros. Tal vez sean de alguna pareja de tardones… Realmente resulta embarazoso cuando aparecen los legítimos “propietarios” de esas localidades pidiendo explicaciones. Debemos respetar la numeración de los asientos siempre que así sea.

No cabe decir que el uso de teléfonos móviles en una función o espectáculo queda fuera de lugar. Aun así ya viene siendo una costumbre el horrible tono de llamada en medio del silencio de la sala, de modo que no hay más que decir. El silencio deber ser respetado de principio a fin y tan sólo podrá verse alterado bien por las risas del público (cuando no puedan ser reprimidas), bien por los aplausos del final.

ninjas en cines de Londres_2

No son muy comunes los aplausos y vítores en las salas de cine, pero sí en teatros, óperas y demás. Procuraremos moderarnos en nuestro comportamiento y evitaremos tanto los aplausos intensos y ruidosos como los gritos, silbidos, etc. Ante todo, refinamiento.

Evitar los “picnics”. Cada vez es más frecuente los bares a la entrada del cine, teatro, etc. Comúnmente las palomitas han sido un snack muy popular ya desde la década de los 20. Hoy en día, sin embargo, podemos encontrar mucha variedad de alimentos, desde perritos calientes, a pizzas, nachos y golosinas. Y aunque mejor sería no comer nada en la sala, debemos procurar que nuestros snacks no hagan ruido al masticar o que no despidan olores intensos que puedan molestar al resto de espectadores. Por supuesto queda fuera de lugar llevarse el bocadillo, las patatas fritas o similares, puesto que no queremos dar la imagen de hambrientos o maleducados.

picnics en el cine

Cada vez hay más películas para menores y que nuestros hijos nos suplicarán para ir a verlas. Pero atención, deberemos mantenerlos en silencio durante toda la película. No hay nada más molesto que una sala de cine llena de niños hablando y comentando. Si no sabemos mantener a ralla a nuestros hijos es mejor que nos olvidemos de llevarlos al cine.

niños en el cine

Tal vez así el viernes próximo tu pareja y tú volváis al cine y podáis disfrutar entonces de una buena película y de un ambiente agradable.

Anuncios